Inicio > relato > Odio

Odio

Si, ahí está de nuevo. ¿Cómo podría dejar de reconocer ese odiado rostro? Esos ojos enrojecidos, cargados de odio, esa mandíbula tensa, siempre dispuesta para el desprecio y para el insulto, esa cara… Oh, Dios, esa cara…

Hoy no se me vá a escapar. De hoy no pasa. Tengo que eliminarlo. La raza humana me lo agradecerá. Todo el horror que ha esparcido, todo el sufrimiento inhumano que ha provocado clama venganza con una bronca voz llena de reproches. No puedo permitir que siga vivo. He de acabar con el aquí y ahora. No me puede volver a ocurrir… Es por ellos, por los niños que mueren, han muerto y morirán por su causa. Por sus madres, a las que ya se les han acabado las lágrimas… por ellos.

Busco a tientas álgo con que golpearlo. Rezo a Dios poder encontrar un arma, un utensilio con el que  poder acabar con su miserable vida…
Ah, bien. Parece que he encontrado algo. Debo de darme prisa, creo que sospecha álgo. El brillo en su mirada se ha endurecido. Los músculos de su horrible cara están en tensión. Si ésta vez no se me escapase… Solo un instante mas…
¡Ahora!

————————————————————————————————

-¿Cristalería Washington? ¿Podrían venir a arreglarme el espejo del baño?… Si, otra vez… Es que tengo muy mal despertar…

  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s